Javierpetaka

javierpetaka

Javierpetaka, Rap underground madrileño en estado puro

“Un cabrón que rapea en serio, hasta que otro más cabrón le quite de en medio” es una de las muchas definiciones que se da a si mismo Javierpetaka. Un miembro más de esta generación de jóvenes en perpetua crisis, con la cabeza llena de problemas y los pies siempre en la calle.

Cuatro trabajos lanzados ya desde su debut, Sólo y sin hielo (2008) hasta el reciente Mantra. Fiel a su estilo, mitad quinqui, mitad sentimental, un poco chiflado, un poco autodestructivo, honesto, legal, buscavidas… pero siempre siendo él mismo.

Como el mismo mantiene, “si no vives mi vida, no entiendes mi música”. Ponerte a escuchar a este rapero del barrio de San Lorenzo es escuchar la voz de la calle. De los barrios plagados de descampados, botellas rotas y coches abandonados. Repletos de bloques sin ascensor y ancianas agotadas subiendo el carro de la compra por las escaleras. Donde siempre suenan ruidos de scooters y huele a puchero que alguien guisa con cariño. Donde no pasa el barrendero todos los días, por los que no pasa el Bus Turístico de Madrid y que rara vez rellenan páginas en un periódico. En definitiva, es el testimonio de esas calles y plazas que nunca se señalan en rojo en el mapa de un turista, pero que representan la verdadera esencia de una ciudad.

El underground es una pieza sin la cual no se puede entender el Rap de Madrid, y Javierpetaka es un artista sin el cual no se puede entender el underground madrileño. Sus frases están llenas de veneno, de amargura, de desazón. Pero también las componen grandes dosis de filosofía práctica, de metafísica de la calle. Decir Petaka es decir problemas, sentimiento, pasión, esperanza, dolor, dudas, pasión, amor, tristeza, chulería, afán por superarse.

Si esperas honestidad brutal y conocer de primera mano el testimonio de un rapero sin pelos en la lengua, Javierpetaka es tu hombre. Uno de los hijos de la capital con más futuro por delante en nuestra emisora de rap. Madrid es sucia, pero el estilo del Petaka fluye limpio como los chorros del oro.

Noticias relacionadas

Vídeos