Combo Calada

Combo Calada

Combo Calada, la mixtura perfecta.

Nacidos en 2009 en Almansa, Albacete, Combo Calada es el nombre de guerra de Pablo Cortés (voz y guitarra), Carlos Torres “Piti” (percusión), Pablo Armenteros (guitarra), Guillermo Martínez (trompeta), Alberto Correoso (bajo), Albert Almiñana (saxo tenor), Óscar García (trombón) y Pablo López “Nano” (batería).

Combo Calada es la mixtura perfecta. Como un surtido de bobones dispuesto para satisfacer tu apetito goloso de música de todos los sabores. Ska, Reggae, Rock, Funky, Cumbia… pero sin la mierda esa de bombón de naranja amarga que no quiere nadie. Combo Calada son un surtido redondo de calidad suprema.

Los manchegos nos honran con sus tres primeros trabajos: su homónima maqueta Combo Calada (2012), el breve pero intenso Para, piensa, lucha (2014) y el último trabajo hasta la fecha, Aunque no haya luz (2016).

Tres discazos cargados de viento, de cuerda, de percusión, de saxos, de trombones, de bajos y de ritmos animados. Pero sobre todo, cargados de letras que denuncian la realidad dolorosa de una sociedad injusta,  que recuerdan lo que fuimos. Que anhelan un mañana mejor, que buscan la libertad y que intentan despertar tu conciencia.

Una cantidad tan ingente de talento sólo puede tener como resultado canciones tan redondas como las que nos presentan estos ocho muchachos de Almansa. Ellos son capaces de hacerte perder la noción del tiempo por un rato y descansar del día a día disfrutando de un poco de ritmo y buena onda. Capaces de ponerle un poco de sol a un día nublado.

Nos presentan tres trabajos tan técnicamente buenos que cuesta Dios y ayuda encontrarle un lunar. Pero si hay que encontrárselo es que, como todo lo bueno, se acaba. Pero siempre puedes volver a escucharlo, eso sí en nuestra emisora de rock.

Música imprescindible la de los albaceteños. Una discografía de obligado acarreo en tu bolsillo. Lo mismo te vale para ponerte un ritmo en el corazón, una sonrisa en los labios o un puño en el cielo. Manténgase fuera del alcance de apalancados de la vida sin gusto alguno por el ritmo.