Header

Pedro Parque

Pedro ParqueCómo hacer fácil lo difícil. La eterna cuestión que ha ocupado horas en la mente del profesor, del publicista, del poeta, del pintor. Pues los barceloneses Pedro Parque tienen la respuesta. La respuesta y la demostración práctica en cuatro prácticos fascículos en forma de álbum listos para consumo humano.

Porque tú te pones en tus cascos un temita de Pedro Parque así, sin anestesia ni nada y dices… “qué barbaridad estos chicos, qué facilidad tienen para hacer Rock, ¿no?” Lo hacen bien, pero no bien de cumplir y a otra cosa. No, no. Esto es otro asunto. Lo hacen bien, pero además como sin despeinarse, como uno de esos partidos de las primeras rondas de la Copa del Rey donde emparejan a un equipo de Primera división con un Tercera venido a menos. Qué facilidad, qué dominio de algo tan complicado de hacer bien como es el Rock. Además, se desenvuelven fenomenal en multitud de registros.

Empezaron con un estilo Punk gamberro en el debut homónimo, Pedro Parque (2014), gritándonos que no querían vivir como nosotros y obsequiando con cortes de mangas a diestro y siniestro para ese mismo año sorprendernos en el brevísimo EP Impresión señora con un sonido más británico, más sobrio, mucho más apoyados en el bajo y la batería y quizá algo más poperos en el fantástico segundo corte, Eva en No menor, como una especie de Pignoise para mayores de edad.

En la primavera de 2015 emergen con Victoria, un trabajo más extenso donde parten del registro anterior para ir dqndo entrada a sonido algo más progresivos, más de Garage band americana, donde la batería va tomando cada vez más protagonismo y los ritmos se mueven en una estrecha frontera entre el Indie Rock y el Post punk.

En ese momento, la banda catalana decide abrir un paréntesis en un período especialmente prolífico y decide guardar silencio durante casi dos años, hasta que lanzan a principios de 2017 Pan Solo, un trabajo compuesto por cuatro temas con un estilo que bebe de su inmediato antecesor, pero con un sabor más maduro, más hecho. Como si hubieran estado macerando toda su música en una gran barrica de roble llena de talento y el resultado es un álbum lleno de aromas y retrogustos de lo más variopinto: desde el Britpop hasta el Punk Revival, pasando lógicamente por el Indie Rock que siempre les ha caracterizado.

Beta (bajo y voz), David (guitarra y voz) y Jon (batería) conforman un trío potente pero sin brusquedades. Serio pero desenfadado. Canalla pero no macarra. Lo hacen todo fácil, pero no son para nada facilones. Son, en definitiva, el grupo que buscabas, pero por el que nunca te atreviste a preguntar.

Desde hoy, los tienes a tu disposición en nuestra emisora de Rock.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *