No es la típica entrevista con Monstruopicales

Monstruopicales

Estos cuatro madrileños debutaron en mayo de 2017 con el EP ‘Lo que no te atreviste a contar’ casi recién ‘arrejuntados’ y aún así, lograron conquistarnos. Ahora, un año después, mucho más maduros (pero mucho menos serios), se reinventan lanzando un segundo trabajo canción a canción con todo lo bueno de antes, pero mucho menos de lo malo. Ah, y con un 20% más de irreverencia. Y todo a un fantástico precio el kilo.

No somos los unicos que hablamos con ellos, pero seguro que sí somos los que les hemos planteado las preguntas más absurdas. Allá van.

Vendednos a Monstruopicales en 240 caracteres.

¿A ti te tienen que vender el papel higiénico? Obvio que no, porque si no tienes papel vas listo. Lo necesitas todos los días y si te lo tienen que vender es que tienes una tara seria. Pues esto es lo mismo.

Estáis en proceso de lanzar el que sería vuestro segundo trabajo, pero en vez de hacerlo a la manera tradicional -lanzando un álbum- vais liberando temas poco a poco. ¿Por qué?

Actualmente, la gente consume música de manera muy distinta; casi nadie se sienta a escuchar un disco durante una hora. Somos emergentes de mierda y nadie nos conoce; si sacamos 7 canciones en un día, puede que lleguen a la segunda, pero a la séptima te aseguro que no. Preferimos ir repartiendo la dosis cada cierto tiempo y que vayan volviéndose adictos.

¿Cómo es esto de hacer Rock en los tiempos que corren? ¿Malos tiempos para la lírica?

Pues no te sabemos decir. Nuestra música sí que se acerca al Rock, pero nuestra alma vive y se revuelca en el Trap como los cerdos en el barro. Siempre hemos estado entre Guatemala y Guatepeor #DadJokes.

En realidad, este es el mejor momento para la música, se pueden hacer grandes discos desde tu habitación; eso y las redes sociales han permitido que haya más música buena que nunca. Pero también hay basura, es lo que hay.

¿Qué nos vamos a encontrar si escuchamos esta lista de temas?

Nuestras canciones reflejan experiencias que nos han pasado a cada uno de nosotros. Intentamos llevarlas al límite. Por ejemplo, ‘Intentaste ganar’ tiene nombre, apellidos y lugar de trabajo aquí en Madrid, ‘El Volcán’ lleva sudando de uno de nosotros desde que la conocemos. Y así, todo eso mezclado con verbenita de barrio.

¿Qué ha cambiado en el sonido de Monstruopicales respecto a vuestro primer trabajo, ‘Lo que no te atreviste a contar’?

Tanto el sonido, como las canciones han cambiado mucho. Por otro lado, hemos crecido bastante como banda y grupo de amigos. El primer EP lo grabamos a pocos meses de estar juntos y sonaba como sonaba. Esta vez le hemos dedicado más tiempo y ha sido más colaborativo. Creemos que hemos encontrado nuestra manera de hacer música. Bob Dylan nos daría un beso.

Contadnos un secreto de Monstuopicales que no sepa nadie.

Los tres últimos rollos de uno de nosotros han sido gracias a Monstruopicales y sin tener que utilizar DM’s -chúpate esa, Mikel Izal-. Es el magnetismo del escenario.

¿Qué es lo más bonito que os han gritado en un concierto?

En nuestro último concierto en Madrid, que coincidió con la final de la gloriosa Copa de Su Majestad el Rey, entre canción y canción nos gritaron: ¡El Barça gana 4-0!

¿Y lo peor?

Lo peor que nos podría pasar es que no nos gritaran. Ya hemos dicho que nos encanta ser cerdos en el barro así que todo insulto o halago sexualizante nos recuerda por qué amamos la música.

Os secuestran y os obligan a escuchar una canción en bucle hasta morir, pero os dejan elegirla. ¿Cuál sería?

Está muy claro. ‘Soy Peor’ Bad Bunny Mambo Remix.

Si Monstrupicales fuera una peli, ¿cuál sería?

También está muy claro: seríamos ‘The Room’ de Tommy Wiseau.

¿Y si fuera un equipo de fútbol?

En el grupo hay dos corrientes, los rayistas y los culés. Siempre hemos dicho que para ser un Monstruopical tienes que vivir en la fina línea que separa al crápula del paria y ser Antimadridista, pero como estoy respondiendo yo [Alex, cantante]: Monstruopicales es el Rayo Vallecano.

Mandadles un mensaje a los Monstruopicales de dentro de cinco años.

Majos, antes de dar ese concierto en el Coachella con las Hinds resolved la apuesta de quién se ha quedado calvo antes.

 

Te puede interesar ...

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *